4 de marzo de 2009

Los quejicas


Todos conocemos a alguien que se pasa la vida quejándose y que piensa que sus problemas son más graves e importantes que los de los demás.


Por un día, vamos a proponer a nuestros estudiantes que sean unos quejicas.


Repartimos estas tarjetas. Cada estudiante deberá explicar su problema a sus compañeros, insistiendo, exagerando, lloriqueando, que se vea bien que es un quejica...

Sus compañeros, como buenos samaritanos, deben intentar ayudarle.

Con esta actividad podemos practicar las formas de imperativo (Pide un préstamo a tu banco), el condicional (Deberías/ podrías pedir un préstamo, Yo que tú pediría un préstamo), estructuras para dar consejos y hacer sugerencias (¿Por qué no pides un préstamo?, ¿Y si pides un préstamo?), oraciones subordinadas sustantivas (Te aconsejo/recomiendo que pidas un préstamo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada